Zona núcleo: estiman pérdidas en la soja de hasta un 50 %, mientras que en el maíz llegarían al 30 %

21/01/22 – Las lluvias no alcanzaron para revertir la situación de los cultivos tempranos; en el caso de los tardíos, la situación es mejor y hay otras perspectivas.

Las lluvias que se dieron a partir del 15 de enero no fueron suficientes para revertir el daño que ocasionaron la ola de calor y la sequía. Cabe destacar que las mismas fueron un alivio, pero no permitieron una recuperación de las reservas de agua en la zona núcleo. 

Con este escenario, la Bolsa de Comercio de Rosario estimó que la soja de primera podría tener una merma en el rendimiento de hasta un 50 %, dependiendo la zona. Por su parte, también se espera de los maíces de primera una caída en el rendimiento de hasta un 30 %.

Los datos de la Guía Estratégica para el Agro de la BCR detallaron que el 42 % de la región núcleo aún sigue con sequía. “El 60 % de la región recibió lluvias por encima de los 30 mm acumulados desde que arrancaron las lluvias, todavía la situación está lejos de cambiar”, detallaron.

Estas condiciones tuvieron un gran impacto en los cultivos de primera. En la oleaginosa, los datos señalaron que el peso de los granos sería más pobre y desparejo. “Vemos ramilletes de chauchas muy pequeños y envejecidos, altura de planta muy baja. El cultivo puede reaccionar rebotando y haciendo las últimas tandas de flores y tener una última oportunidad para un rinde aceptable. Pero estamos a solo 60 días de la cosecha”, detallan los técnicos de GEA.

La BCR remarcó que más de la mitad de los cuadros de soja de primera de la región están produciendo chauchas (entre R3 y R4). “Hay un 45% que está en la última etapa de floración (R2) y aún con cierta oportunidad si logran generar la última tanda de flores”, aclararon.

En el caso del maíz, la situación es similar, pero con otros números en la reducción del rendimiento. El informe detalló que después del agua, no hubo mejoras: el 50% de los cuadros en zona núcleo está en condición de regular a mala, 42 % bueno, y solo un 10% se mantiene muy bueno. 

Los técnicos destacaron que las lluvias detuvieron el desplome del rendimiento, pero estimaron pérdidas por encima del 20 y 30 por ciento. En el NE bonaerense, dejará rendimientos de solo 40 a 50 qq/ha. 

 

Para Santa Fe, en zonas cómo Bigand, los cuadros sembrados en septiembre – destacan – llegarían a los 70 qq/ha y los de octubre, van a estar complicados para superar los 40 qq/ha. Los rendimientos medios esperables en Cañada de Gómez oscilan entre los 70 a 90 qq/ha y en Carlos Pellegrini ascienden y podrían estar entre 90 a 100 qq/ha.  

Maíz y soja de segunda

Para estos cultivos, la situación es mejor. En el caso del maíz, las plantas salieron del estrés y el crecimiento vuelve a tomar impulso. “Hacen falta muchos más milímetros; más teniendo en cuenta que muchos les han aplicado nitrógeno”, remarcan los técnicos.

Por su parte, la BCR aclaró que la soja de segunda todavía tiene potencial. “Gracias a las últimas lluvias, se espera una recuperación del cultivo, esto es que vuelva a producir hojas y retomar el crecimiento”, informaron. 

Sin embargo, los datos informaron que, en suelos complejos, hay áreas donde el cultivo desapareció. “Allí, se estima que entre un 15 y un 20 % de la superficie de soja de segunda está perdida”, concluyeron desde la BCR.

Fuente: www.news.agrofy.com.ar