Tras una nueva suba, el valor de la soja trepó un 11,4% durante enero en la Bolsa de Chicago

01/02/22 – Hoy la posición marzo sumó US$7,53 y quedó con un ajuste de US$547,66 por tonelada; en Brasil dos nuevas estimaciones ubicaron el volumen de la cosecha debajo de los 130 millones de toneladas.

Los precios de la soja subieron hoy por quinta rueda consecutiva en la Bolsa de Chicago y se ubicaron en el nivel más alto desde la segunda semana de junio último. Como en las jornadas precedentes, la previsión de una menor cosecha en América del Sur como consecuencia de la falta de humedad que afectó el sur de Brasil durante buena parte de la campaña, al igual que amplias zonas agrícolas de la Argentina y de Paraguay, fue el principal fundamento de la tónica alcista.

Al cierre de los negocios las pizarras reflejaron subas de US$7,53 y de 7,35 sobre los contratos marzo y mayo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 547,66 y de 549,41 dólares por tonelada. Durante enero estas posiciones ganaron un 11,4 y un 10,9% respecto de los 491,81 y de los 495,40 dólares vigentes el 30 de diciembre.

El combustible alcista lo renovaron hoy dos nuevas estimaciones que instalaron el volumen de la nueva cosecha de soja de Brasil debajo de la marca de los 130 millones de toneladas. En efecto, la filial brasileña de la firma estadounidense AgResource redujo su proyección de 131,04 a 125,04 millones de toneladas, mientras que la consultora AgRural lo hizo de 133,40 a 128,50 millones de toneladas y así alejó su previsión de los 145,40 millones calculados en el inicio de la campaña y del récord alcanzado en el ciclo 2020/2021, que según la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), dependiente del Ministerio de Agricultura de Brasil, totalizó 137,32 millones de toneladas.

“La situación es todo lo grave que creíamos por el empeoramiento de las condiciones de los cultivos en Rio Grande do Sul, porque en enero hizo mucho calor y las lluvias recientes fueron insuficientes, muy inferiores a las que se registraron en la Argentina”, contó a LA NACION desde Paraná Daniele Siqueira, analista de mercados de AgRural. Además de Rio Grande do Sul, los recortes productivos de la nueva estimación se concentraron en Paraná, Santa Catarina y en Mato Grosso do Sul.

Agregó que las lluvias recientes y las que se registrarían en los próximos días aún podrían mejorar la productividad de la soja sembrada más tarde, especialmente en Rio Grande do Sul y en Paraná. “Pero aun así, la mejora no será suficiente para compensar las pérdidas ya consolidadas en las áreas que llenaron grano en diciembre y enero en el oeste de Paraná y en el noroeste de Rio Grande do Sul. Ambos Estados deberían tener una producción mucho menor que la del año pasado”, advirtió.

La novedad de este nuevo trabajo fue un ajuste en la expectativa de cosecha en Mato Grosso, el principal productor de soja brasileña que, como contracara del sur, recibió más lluvias de las necesarias. “El exceso de precipitaciones durante el desarrollo del cultivo ocasionó problemas fisiológicos en algunas zonas del norte del Estado, lo que se tradujo en una pérdida excesiva de vainas y en marchitez de las plantas, por lo que redujimos la productividad de esa región. Sin embargo, esa merma fue parcialmente compensada por aumentos en otras regiones del Estado, especialmente en el oeste. Nuestra estimación de producción para Mato Grosso pasó de 39,90 a 39,70 millones de toneladas, pero se mantuvo arriba de los 36,50 millones de toneladas de la cosecha anterior”, detalló Siqueira.

Según la especialista no se descarta una producción mayor en ese vital Estado brasileño en la próxima revisión de marzo, con la cosecha ya más avanzada. “Otros Estados, como Goiás o como los del norte/nordeste también pueden tener una producción superior a la estimada actualmente. Pero aun así, ello compensaría solo una pequeña parte de las pérdidas en el sur del país”, señaló.

El viernes pasado, el Instituto Mato Grossense de Economía Agrícola relevó el progreso de la cosecha de soja en Mato Grosso sobre el 31,82% del área apta, muy adelantado respecto del 4,71% de igual momento de 2021 y también por delante del 20,98% promedio de los últimos cinco años.

En el nivel país el avance de la cosecha de soja en Brasil fue relevado hoy por la Conab sobre el 12,30% de la superficie apta, frente al 5,50% de la semana anterior y al 2,1% de igual momento de 2021.

Además de la caída de la cosecha, los operadores de Chicago siguen con mucha atención lo que pueda suceder con las exportaciones de soja de Brasil, el país que lidera el rubro en el nivel mundial. Al respecto, si bien AgRural no hace proyecciones sobre ventas externas, Siqueira indicó que con una producción de 128,50 millones de toneladas, “las exportaciones brasileñas en 2022 serán inferiores a las de 2021 –sumaron 86,10 millones de toneladas– y oscilarían entre 80 y 85 millones de toneladas, probablemente con buen ritmo de envíos en los primeros meses del año y bajos volúmenes hacia fines del año, cuando el mercado interno tiende a pagar precios más altos”.

En su informe de enero el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos proyectó la producción brasileña de soja en 139 millones de toneladas y sus exportaciones, en 94 millones. Su nuevo reporte se publicará el miércoles de la semana próxima.

Hoy en Chicago también se negoció en alza el valor de la harina de soja, en buena medida por la expectativa de los operadores en ver mayores exportaciones estadounidenses si las lluvias resultan esquivas en los próximos días con las zonas productoras de la Argentina –es el mayor proveedor mundial de harina y de aceite de soja– que todavía tienen cultivos en capacidad de potenciar sus resultados. La posición marzo del subproducto sumó US$8,49 y terminó la rueda con un ajuste de 461,75 dólares por tonelada.

Fuente: www.lanacion.com.ar