Soja y maíz: los cuatro riesgos latentes que amenazan al rally alcista

17/05/21 – El mundo después del COVID es uno de los factores a tener en cuenta: «La incertidumbre y volatilidad global no escapa a los mercados de commodities agrícolas mundial», destacan especialistas.

La soja y el maíz cortaron la racha positiva luego de cotizar en US$ 600 y US$ 300 respectivamente. Hoy el poroto alcanza los US$ 584 y el cereal US$ 253 cuando aparecen una serie de riesgos que cortan la tendencia de fuertes subas.

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) repasa que, a esta altura del 2020, el mundo miraba desorientado la cotización de futuros de petróleo en terreno negativo. Doce meses después, muchos de los commodities agrícolas y no agrícolas, como los metales, superaron o están cerca de hacerlo sus precios más altos en la historia.

En este sentido, si bien la suba parecía no tener límites, en la BCR se preguntan cuáles son los riesgos latentes que podrían ponerle fin a este rally alcista de la soja y el maíz.

Primeras proyecciones para la oferta estadounidense 2021/22 por parte del USDA

Uno de los principales limitantes que cita la BCR viene del lado de la producción. El día miércoles se publicó un nuevo informe de Oferta y Demanda Mundial de Productos Agrícolas (WASDE), elaborado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), con las primeras previsiones de lo que puede deparar la campaña gruesa americana 2021/22, ya en plena siembra. 

En este informe se destaca una expectativa de importantes alzas productivas en los Estados Unidos tanto para el maíz así como para la soja. Las cosechas para la campaña estadounidense 2021/22 se proyectan con alza para estos dos cultivos, subiendo la producción de soja un 6,5% y la de maíz un 5,7%. 

A pesar de los bajos stocks que tiene la potencia norteamericana, la mejora en las cosechas de maíz supera con creces este bajo almacenamiento y se espera en esta nueva campaña una oferta mayor a la del año anterior. Con ello, al final del nuevo ciclo, el nivel de inventarios debería subir más de un 20% a 38,3 Mt. 

De parte de la soja, se espera una leve baja de la oferta total, pero no se descarta que una mejora en los rindes pueda terminar de torcer la histórica caída de los stocks, que pasaron de 14,3 Mt en la campaña 2019/20 a una proyección de apenas 3,3 Mt cuando termine el actual ciclo 2020/21. Para la 2021/22, el nivel de inventarios al final de la campaña repuntaría levemente a 3,8 Mt. 

Incertidumbre en los mercados financieros globales y el rol de la FED

Por otra parte, Guido D’Angelo y Emilce Terré (especialistas de la BCR) remarcan que el índice de precios al consumidor estadounidense mostró subas superiores a las esperadas, con un alza interanual del 4,6% en abril, el nivel más alto en casi 12 años. Esto  pone en evidencia algún grado de desencadenamiento de presiones inflacionarias. Un alza de precios en los Estados Unidos debilita la competitividad del dólar y desvaloriza las ganancias reales que puedan gestarse en los mercados norteamericanos, incluyendo las del mercado de Chicago. 

 

Al mismo tiempo, avanza la vacunación en los Estados Unidos a muy buen ritmo. Con 265 millones de dosis aplicadas hasta ahora, cerca del 47% de la población está vacunada con al menos una dosis. No conforme con ello, para el día de la independencia estadounidense, el 4 de julio, se espera tener al 70% de la población adulta vacunada con al menos una dosis, lo que da esperanza a una recuperación económica más veloz.

Si la economía estadounidense retoma un sendero de crecimiento económico sostenido, acompañada de la aceleración del índice de precios, la política monetaria laxa y de tasas bajas de la Reserva Federal se vería limitada. Potenciales alzas en la tasa de interés de la FED llevarían a los fondos de inversión a mayores inversiones en activos soberanos. Si pierde preponderancia la toma de posiciones en los mercados de commodities, los precios se verían potencialmente limitados o a la baja.

No conforme con ello, en vistas de llegar a récords históricos de cotizaciones, podrían limitarse las apuestas alcistas de los fondos de inversión en commodities. Más allá de las potenciales subas en las tasas globales de interés, los inversionistas podrían considerar que los precios de los commodities han tocado su cota máxima y no les otorgarán a futuro el rendimiento que buscan, lo que podría conllevar un cierre generalizado de posiciones que presione a la baja los precios. 

China, el motor de la demanda mundial 

Pensando dos factores que pueden influir a largo plazo en los precios del maíz y la soja, encontramos en primer lugar a la evolución de la demanda por parte de la República Popular China. Si bien los stocks globales de maíz y soja mostrarían subas en esta nueva campaña, el nivel de stocks de China tanto en maíz así como en soja parece continuar a la baja. En este marco, no hay datos públicos que muestren la evolución de los stocks, pero la tendencia bajista que llegó a publicarse podría seguir impulsando los precios. La otra incógnita queda respecto a la producción al interior de la propia China, lo que limitaría las exportaciones y los precios de verse una mejora en las cosechas. 

El mundo después del COVID

Finalmente, mucho se viene discutiendo sobre la resiliencia de las cadenas globales de valor. Con esta nueva etapa de la globalización, los últimos 30 años han profundizado un sostenido proceso de deslocalización de las operaciones de las empresas, formando unas cadenas de valor que se destacan por su eficiencia. No obstante, las cadenas han encontrado a un enemigo de peso con los brotes y rebrotes del coronavirus. En este marco, no tiene que perderse de vista que es posible que la seguridad alimentaria de los países tenga más relevancia en los tiempos venideros, buscando construir cadenas globales de valor más estratégicas y resilientes, poniendo en otro plano a la eficiencia. Potenciales políticas proteccionistas en línea con estos objetivos e impulsos productivos dentro de los propios países pueden limitar el comercio de granos, y consecuentemente sus precios.

Fuente: https://news.agrofy.com.ar/