Sobra soya, falta China y Trump sigue tuiteando

Fecha: 11/09/2018

Se pasaron los tiempos de la especulación climática en el hemisferio norte, los cultivos se lograron y no hay nada que los detenga. Bueno, siempre hay algo, y en estos tiempos la lluvia no es bien recibida y viene mucha, los remanentes de huracanes y tormentas varias que se internan desde la boca del golfo y el costado atlántico detendrán labores de cosecha, y entorpecerán la logística; sin embargo, pasados estos meteoros parece que tendremos tiempos secos y templados, mismos que nos permitirán ser testigos de una producción récord para soya, enorme para maíz y bastante decente para trigo.

Vayamos al detalle. Arranquemos con el maíz: si bien la cosecha estadounidense es enorme, la demanda lo es igual. El efecto neto para maíz es que al final del día hay menos maíz este año que el pasado y eso de manera temporal se antoja alcista, los norteamericanos están muy solos con el abasto de maíz al mundo; de momento tal vez sólo Ucrania los acompaña, y ahí hay otro detalle a seguir revisando.

Sin embargo, la cosa se complica porque no podemos hablar de maíz sin hablar de soya, y ya para el tratado de ambos sólo queda sumar que los estadounidenses van a hacer un récord productivo en soya este año. Habrá soya para dar y repartir justo en tiempos difíciles para los granjeros, quienes con la guerra comercial han sido marginados del mercado chino.

Los chinos aplicaron un arancel de 25% a la soya y eso definitivamente los margina, dejando a los brasileños como amos y señores de la soya hacia China. Pelear con China no es cosa menor cuando de soya se trata y si sumamos efectos, hay mucha soya y el cliente más grande no va a comprarle a los norteamericanos bajo las condiciones de enfrentamiento actual con la Casa Blanca.

Ésta es una historia en evolución como bien sabes, y mientras nos seguimos enterando por Twitter, bailando samba y hasta lambada, los brasileños se aprestan a sembrar un ciclo agrícola nuevo en menos de un mes, con la intención de sembrar a tope y gozando de 25% de favor arancelario increíblemente jugoso, con lo cual la siembra de soya está garantizada, el resto será ver qué propone mamá naturaleza.

Terminemos este tratado productivo hablando del trigo, dos cosas complejas pero simples. La primera, si separamos la producción de trigo entre norteamericanos y resto del mundo diremos que el resto del mundo ha perdido más de 35 millones de toneladas de producción si lo comparamos con los datos de expectativa para el arranque del ciclo; honestamente la película bajo esa premisa es altamente explosiva, el resto del mundo se puso a defender su participación de mercado vendiendo inventarios, digamos que el resto del mundo dejó de producir cerca de 35 millones de toneladas.

Sin embargo, su participación exportadora sólo bajó 3 millones de toneladas, y eso lógicamente viene a costa de inventarios, el resto del mundo prefirió bajar los inventarios que ceder mercado y si a eso le sumamos la película norteamericana, nos daremos cuenta de que tienen inventarios grandes y pocas ventas así que mientras el mundo no llegue a comprar en EU. Difícil será armar una historia alcista sólida.

La idea de remate es sólo decir que la guerra comercial entre EU y China estará teniendo efectos disruptivos importantes para algunos y beneficios para otros; en este caso los grandes ganadores son los brasileros, los grandes perdedores de momento son los norteamericanos y la música sigue sonando.

Tiempos de volatilidad con cambio de hemisferios, se cierra la campaña norteamericana y es tiempo de Sudamérica. El clima, de pronóstico reservado; y si en una de esas se liga un tuit desde la Casa Blanca, que Dios nos agarre confesados.

No te expongas a riesgos sin una póliza de administración de riesgos congruente, lo más seguro es lo más amarrado. Respecto de administrar riesgos, ¿estás en buenas manos?

Ánimo.

Fuente: https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Sobra-soya-falta-China-y-Trump-sigue-tuiteando-20180910-0085.html