Sector avícola español redujo en 95% el uso de antibióticos

19/12/20 Con dos informes que recopilan información desde 2016 a la fecha, la fabricante de concentrados Nanta condensa la exitosa experiencia española en el cumplimiento de esta meta global.

Mediante la publicación de dos informes que recogen los resultados de auditorías realizadas desde 2016 a granjas avícolas españolas de puesta y de carne, la firma de alimentos concentrados Nanta sistematizó el proceso con el cual los avicultores peninsulares lograron reducir en 95% la utilización de antibióticos en aves de corral.

Estos informes llevan por títulos ‘Avicultura de carne: Camino recorrido desde 2016’ y ‘Avicultura de puesta: Camino recorrido desde 2016’ y recopilan auditorías que estuvieron basadas en cinco bloques de trabajo: alimentación, sanidad, instalaciones, bienestar y formación.

La noticia fue publicada por el medio español Interempresas, que a su vez presentó un resumen general de las conclusiones que pueden extraerse de ambos textos.

En el caso de avicultura de carne, se destacó que en alimentación “el programa se suele ajustar bastante bien a las necesidades de los pollos en cada momento y aumenta la conciencia acerca de la importancia de la calidad del agua en las explotaciones”. En sanidad, “el programa vacunal continúa obteniendo unas calificaciones altas en las auditorias”.

Respecto a las instalaciones, su acondicionamiento “sigue siendo uno de los puntos más fuertes”, en tanto que en bienestar se “mejoran los parámetros productivos, fruto del buen trabajo tanto a nivel de la alimentación como del control de la calidad del agua”.

En la formación adecuada del personal operativo se “evidencia que, pese a existir, no se encuentra debidamente protocolizada y documentada en la mayoría de los casos”. En los mismos tópicos, la evolución general observada en cinco años de auditoría en ponedoras fue como se describe a continuación.

El programa de alimentación “se suele ajustar bastante bien a las necesidades de las gallinas en cada momento, aunque siguen siendo mejorables las medidas de almacenamiento y control diario del consumo de pienso (alimento balanceado)”.

Para sanidad, se indicó “la importancia de seguir insistiendo en la bioseguridad y limpieza de las granjas”. El programa vacunal de las ponedoras continúa siendo el punto más fuerte. En instalaciones, “por lo general son de calidad y alto grado de automatización, fueron totalmente renovadas hace pocos años y mantienen su continua actualización basándose en las nuevas demandas del mercado”.

En cuanto al bienestar de las ponedoras, “se refleja un mejor y más especializado manejo de las aves en las explotaciones y un mayor control y nivel de registros en las granjas”, lo cual va unido a la continua formación del personal, pues “las puntuaciones confirman un mayor grado de concienciación del sector y una mayor implicación en el uso de listas de revisión en todos los procesos, derivada de los altos niveles de exigencia en materia de trazabilidad”.

A nivel internacional, entidades como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)  y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) promueven la reducción del uso de antibióticos en producción animal mediante el enfoque Una sola salud (One Health), que busca un enfoque holístico en la atención de la salud humana, animal y ambiental.

Recientemente, la FAO celebró la Semana Mundial de Concienciación sobre los Antibióticos y publicó varias iniciativas que pueden hacer los avicultores en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos (RAM).

Fuente: https://www.industriaavicola.net/