Reducción del uso de antibióticos en porcino – ¡MISIÓN POSIBLE!

Fecha: 29/08/2018

Las resistencias antimicrobianas son una gran amenaza sanitaria a nivel global. ¿Sabías que la adopción de acciones sencillas pueden contribuir a un uso responsable de los antibióticos y aumentarán los beneficios de tu granja?

Reduccion_antibioticos

La sociedad está cada vez más concienciada sobre la importancia de reducir el consumo de antibióticos y el sector porcino no podía ser menos. ¡Descubre como puedes contribuir a reducir las resistencias antimicrobianas!

¿Cuáles son las razones que han conducido al abuso de los antibióticos en las explotaciones porcinas?  

Existe una serie de razones que han “justificado” el uso desmedido de antibióticos en la producción porcina, algunas de ellas siguen siendo válidas, pero otras requieren de un cambio de mentalidad y en el sistema de manejo.  

-. Aparición de enfermedades bacterianas frente a las que no existen vacunas disponibles. 

-. Sistemas de producción intensiva con diferentes puntos dentro del ciclo productivo que permiten la recirculación de agentes infecciosos. 

-. Enfermedades epidémicas no bacterianas que afectan al sistema inmunitario de los cerdos, favoreciendo la apareciendo infecciones secundarias.

-. Problemas higiénicos asociados al sistema de alojamiento.

-. Instalaciones viejas que dificultan el control ambiental y el manejo de los animales.

-. Medidas de bioseguridad inadecuadas.

-. Concentración de granjas en la misma zona, facilitando la diseminación de enfermedades entre ellas.

-. Facilidad para administrar medicamentos a través del pienso, lo cual fomenta el uso prolongado de los tratamientos.

-. La medicación, especialmente a través del pienso, podría ser una “forma barata de prevenir enfermedades”, aunque a la larga se ha visto que podría traer consigo mayores desventajas que beneficios.

-. Hay productores que utilizan los antibióticos “por costumbre”. 

-. Temor a las posibles consecuencias sanitarias tras retirar el antibiótico, como el aumento de la incidencia de las diarreas.

-. La presión por obtener un buen margen de beneficio podría requerir conducir a tomar medidas enfocadas en evitar los desafíos sanitarios a través del uso de antibióticos y la limitación de la inversión otras medidas alternativas.

-. Limitaciones a la hora de diseñar nuevas instalaciones o invertir en la innovación.

  • A pesar de que existen situaciones en las que sí que está justificado el uso de los antibióticos, la tendencia actual es realizar un uso más responsable de estos productos, utilizándolos solamente cuando sea estrictamente necesario.

A continuación presentamos 5 puntos que te ayudarán a minimizar el uso de antibióticos en tu granja.

  1.- CONCIENCIACIÓN  

El primer paso en la lucha frente a las resistencias antimicrobianas es tomar conciencia de la gravedad de la situación.

Es importante entender cómo funcionan los antibióticos y cómo las bacterias se vuelven resistentes a ellos.

Además, debemos tener en cuenta que cuando utilizamos un antibiótico, no solo matamos a las bacterias patógenas, sino que también eliminamos parte de la microbiota beneficiosa, un elemento fundamental para la salud del animal y que puede no llegar a recuperarse.

Es importante buscar nuevas formas de gestionar las situaciones que nos encontramos en la granja en vez de recurrir directamente al uso de antibióticos. Esto implica mantener una mentalidad abierta a las nuevas ideas y productos que van a apareciendo.

  2.- BIOSEGURIDAD  

Contar con un buen protocolo de Bioseguridad debe convertirse en una de las prioridades más importantes de la explotación, ya que ello reducirá el riesgo de entrada de agentes infecciosos, minimizando la necesidad de usar antibióticos.  

  • Perímetro: un buen aislamiento de la explotación, con un vallado perimetral que limite la entrada de agentes externos (animales, vehículos, personas ajenas a la explotación) es esencial.
  • Introducción de animales: con el fin de evitar la introducción de animales (o semen) portadores de enfermedades infecciosas, es esencial cuenten con un certificado sanitario que garantice que no sean una fuente de infección, debiendo realizarse siempre una cuarentena adecuada antes de mezclarlos con los demás animales de la explotación.
  • La Bioseguridad Interna es un aspecto que cada vez cobra mayor relevancia, siendo esencial trabajar de forma sistemática, utilizando ropa y material específico para cada zona, y evitar pasar de zonas con elevada carga de patógenos a zonas con menor carga, con el fin de reducir el riesgo de diseminación entre los animales sanos.
  • Gestión correcta de cadáveres: las bajas producidas de la explotación son una fuente importante de agentes patógenos, siendo esencial realizar una correcta eliminación de ellas.
  • Control de vectores: es crucial evitar la presencia de roedores, insectos, aves y otros animales domésticos en la explotación, por lo que se debe contar con un programa de desratización y desinsectación eficaz y adaptado a la misma.

  3.-MANEJO  

  • Vacunación: los programas de vacunación juegan un papel fundamental en el control de enfermedades, no solo porque reducen la incidencia de la enfermedad frente a la que se vacuna, sino porque algunas de estas enfermedades tienen un significativo impacto negativo sobre el sistema inmunitario de los cerdos, predisponiendo a los animales a infecciones secundarias que, en condiciones normales (con un sistema inmunitario fuerte), no tendrían que aparecer, lo cual obliga a recurrir al uso de antibióticos. 
  • Prebióticos y Prebióticos: El uso de productos que estimulen la una microbiota saludable es otra forma que permite, de forma indirecta, minimizar el uso de antibióticos.

«Si los animales cuentan con una microbiota intestinal saludable y diversa, las bacterias beneficiosas desplazarán a las bacterias patógenas de su “nicho” en el intestino, y éstas no podrán ejercer su acción perjudicial en los animales.»

  • Destete: el momento del destete es un momento crítico en la vida del lechón, ya que se producen importantes cambios en la alimentación, compañeros, ambiente, etc., lo cual resulta muy estresante y favorece la aparición de enfermedades. Por ello, se debe prestar especial atención durante esta fase, intentando realizar un cambio gradualen todos los aspectos para lograr que la transición sea lo menos traumática posible. Esto repercutirá en una mayor ganancia de peso a lo largo de de la vida del cerdo y una menor incidencia de patologías. 

 4.- INSTALACIONES  

  • Higiene: la limpieza correcta de las instalaciones es fundamental para minimizar la carga de patógenos. 

«El diseño de las naves debe hacerse pensando en que sean fáciles de limpiar y desinfectar.»

  • Lo recomendable es trabajar con el sistema Todo Dentro-Todo Fuera, evitando mezclar animales de diferentes edades y asegurando una densidad de animales adecuada al tamaño de la instalación.

5.- MINIMIZACIÓN DEL ESTRÉS  

No debemos subestimar el impacto negativo que tiene el estrés sobre la salud y el rendimiento de los cerdos, ya que un cerdo estresado comerá menos y estará más inmunodeprimido, por lo que será más susceptible a las infecciones.

  • Temperatura ambiental: mantener a los cerdos dentro de su rango de temperatura de confort y realizar una transición gradual de las condiciones ambientales es clave para minimizar su nivel de estrés.
  • Alimentación: igualmente, introducir a los lechones un pienso de iniciación durante la fase de lactación estimulará que empiecen a comer, de forma que en el momento del destete ya estarán familiarizados con este tipo de alimento y habrán empezado a producir las enzimas necesarias para su digestión.

Es importante contar con el asesoramiento de un veterinario, que indicará cuál es el producto más adecuado y en qué momento debe introducirse. 

Fuente: https://porcino.info/reduccion-uso-antibioticos-porcino-mision-posible/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *