¿Puede la música mejorar el bienestar de la gallina ponedora?

28/04/21 – ¿Puede la música mejorar el bienestar de la gallina ponedora?

En el Reino Unido se han estado llevando a cabo extensas pruebas en una granja de Lancashire para tratar de demostrar fehacientemente que introducir música en las naves avícolas puede mejorar el bienestar y el rendimiento de las aves.

Mientras que muchos avicultores simplemente conectarían una emisora de radio, el avicultor Glen Haggart, que administra 64.000 gallinas ponedoras aves en Addington Farm, Lancashire, ha llevado a cabo una investigación mucho más detallada.

Está trabajando con Innovative Farmers un pequeño plan de subvenciones que apoya y ayuda económicamente a pequeñas empresas ganaderas y agrícolas para probar nuevas formas de producir alimentos.

El avicultor Glen Haggart dice que cree que introducir sonidos variados puede ayudar a las gallinas a gestionar mejor ruidos externos inesperados, como por ejemplo por maquinaria o la puesta en marcha automática de ventiladores.  Actualmente se encuentra a mitad de una prueba de campo con un lote completo con ponedoras blancas Dekalb, sin tratamiento de picos, que espera que se alargue hasta las 100 semanas del ciclo puesta previsto para estas ponedoras.

En una disertación reciente sobre bienestar en avicultura en la NFU  explicaba que confiaba que la combinación estratégica de música y otros sonidos podría ayudar a un lote de gallinas ponedoras a:

  •     Reducir la ansiedad
  •     Familiarizar a las aves con ruidos repentinos adversos
  •     Reducir la agresividad y el picaje
  •     Aumentar la producción de huevos
  •     Alargar la vida útil de la gallina ponedora

«Estamos tratando de crear una atmósfera armoniosa en toda el gallinero y contrarrestar los ruidos adversos en el entorno del cobertizo.»

Los ruidos adversos podrían incluir el sonido de equipos en cobertizos como ventiladores, o ruidos externos de cosas como el mal tiempo, o aviones de bajo vuelo, por ejemplo.

«Lo que estamos tratando de hacer es distraer a las aves, tranquilizarlas y tratar de reducir la ansiedad y la agresión».

Música utilizada

En pruebas anteriores la música era prácticamente toda de emisoras de radio de música clásica , pero la estrategia ha evolucionado reproduciendo ahora música clásica cuando las aves están poniendo huevos y más canciones pop ‘juguetonas’ por la tarde cuando las ponedoras son más activas.

A falta de evaluar los resultados se está probando también sonidos de personas hablando, ruidos de maquinaria y otros sonidos de animales junto con la música citada.