Preparación, recogida, enjaulado y carga de las aves en granja

14/02/22 – Según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el año 2020, se sacrificaron 697 Millones de pollos, casi 30 millones de pavos, y 37 millones de gallinas, lo que se traduce (cargando 5 días por semana) en que cada día laboral se cargan 2.680.000 pollos, 142.000 gallinas, y 115.000 pavos en las granjas para transportarlos a las Plantas de Procesamiento.

El momento de la carga y transporte de los animales es clave ya que el trabajo realizado en las granjas durante mucho tiempo puede estropearse en solo unos minutos. Al ser un proceso en cadena, cada eslabón debe intentar no perjudicar al siguiente, poniendo todos los medios, conocimientos y actitudes. Cada uno debe ser responsable de su trabajo, y debe actuar con la máxima profesionalidad.

Al intervenir tantos actores, la coordinación y planificación es fundamental, horarios, labores pre-carga en granja, tiempos de carga, personal, tiempos de transporte y horarios de llegada a la Planta de procesamiento.

Es necesario establecer un plan de trabajo individualizado para cada empresa que recoja las sensibilidades, exigencias, procedimientos y necesidades particulares de la misma. Se debe trabajar de forma coordinada, compartiendo la información en el momento oportuno y con objetivos comunes (reducción de segundas, puntualidad, optimización de recursos, rentabilidad…)

Hoy en día es fundamental utilizar los medios tecnológicos que tenemos a nuestra disposición, que nos permiten una comunicación online entre:

La información en tiempo real es básica y nos permite comunicar desde problemas en la granja, estado de animales, información de los trabajadores (firma biométrica, información legal, PRL, formación BA, …), incidencias, averías, accidentes etc, para poder reaccionar rápidamente y que la incidencia no afecte, o afecte mínimamente al volumen planificado en el día.

En el proceso de carga, hay cuatro pilares básicos que se manejan  y que deben tenerse en cuenta por parte de los tres actores que intervienen:

serproavi

Además, debido a la trascendencia de este proceso, se debe disponer de un Plan de Contingencias que detalle cómo proceder en caso de algún fallo en el mismo.

Antes del inicio de la carga, y con la antelación suficiente que requiera cada operación, el granjero debe preparar la carga:

  • Iluminación: reducir al mínimo en el momento de iniciar la recogida y carga.
  • Ayuno de pienso: entre 4-6 horas (según criterio veterinario) previas al inicio de la carga.
  • El suministro de agua se debe mantener hasta el momento del inicio de la carga.
  • El área interior de la granja donde se vayan a cargar los animales debe quedar libre de elementos que no sean indispensables. Así como retirar los animales muertos.
  • Igualmente, libre debe estar el área exterior de la granja para los vehículos.
  • El granjero y la granja deben cumplir con las obligaciones de Prevención de Riesgos Laborales y de Bioseguridad, e informar de las mismas, y hacer cumplir las mismas a toda persona que acceda.
  • Antes de iniciar la carga, se comprobará que toda la documentación oficial de traslado de animales está en regla.

En el momento de la recogida y carga,  se realiza el siguiente proceso:

serproavi

Una vez finalizada la carga:

  • Se cumplimentará el parte de trabajo (con comentarios y/o incidencias), firmado por granjero, Jefe de Equipo de Carga y Transportista. Este documento debe permitir realizar una trazabilidad de todo el proceso.
  • El transportista debe iniciar el viaje sin demora.
  • Si quedan animales en la granja, el granjero cerrará otra vez las puertas y comprobará el buen funcionamiento de los sistemas de ventilación y calefacción o refrigeración en su caso.

En Serproavi no sólo estamos enfocados al proceso técnico del servicio, dónde somos muy rigurosos con las instrucciones de bioseguridad y bienestar animal, sino que tenemos en cuenta que cada uno de nuestros clientes tiene sus propios matices y sensibilidades y hemos de formar a nuestros equipos en la idea de que cada cliente es único en su propias exigencias, procedimientos y necesidades.

Así hemos conseguido reducir de forma radical los animales de categoría B (segundas) y los tiempos de carga, a la vez que hemos conseguido la optimización de los precios del servicio. De esta forma, ponemos nuestra experiencia al servicio del cliente para aumentar su rentabilidad.

serproaviAdaptamos el servicio a las necesidades del matadero y tenemos capacidad de reforzar los equipos en necesidades puntuales.

Nuestra metodología de trabajo, gracias al sistema de digitalización en el que hemos invertido muchos de nuestros recursos en los últimos años, acompañada de las tabletas digitales con conexión a internet que llevan nuestros equipos de trabajo, informa a la industria en tiempo real de la carga:

  • Si existen problemas en la granja.
  • Del estado de los animales e instalaciones (buches, estado de la cama, etc.)
  • De los trabajadores que intervienen en la recogida y carga.
  • De la opinión y grado de satisfacción del granjero sobre la carga y el equipo de trabajo, creando un parte de trabajo y calidad en tiempo real.

Contamos con un equipo de supervisores que actúan de interlocutores para la organización del trabajo y visitan in situ los trabajos, siendo muy exigentes en:

  • Puntualidad y en la optimización de los tiempos de carga.
  • Comprobación de los protocolos de bioseguridad y bienestar animal.
  • Que todo el equipo esté uniformado, con los EPI´s necesarios.
  • El cumplimiento riguroso de los protocolos de riesgos laborales.

Y, por supuesto, exigentes en verificar el buen servicio, tanto al granjero como al transportista.

Nuestro personal es la cara de nuestra empresa y los portadores del valor de nuestra organización, por eso nuestra atención es recompensada con los resultados en la eficacia del trabajo y en los resultados en el cliente.

Fuente: www.avicultura.info