Martes 13 de Setiembre 2022

 Francia, el mayor productor de cereales de la Unión Europea, redujo el martes en un millón de toneladas su previsión para la cosecha de maíz de este año, afectada por la sequía, al nivel más bajo desde 1990.La producción de maíz en grano, excluyendo la cosecha para semillas, se espera ahora en 11,33 millones de toneladas, un 8% por debajo de la proyección inicial del Ministerio de Agricultura en agosto.

«La disminución de la siembra, vinculada al aumento de los precios de los fertilizantes y el gas, se ha unido a una fuerte caída de los rendimientos causada por la sequía», dijo la cartera, que añadió que la caída de los rendimientos ha afectado a todas las regiones productoras y ha sido especialmente grave en los cultivos de secano.El maíz, cuya cosecha está en marcha, es uno de los cultivos que más ha sufrido la peor sequía registrada en Francia.

El ministerio redujo su proyección de producción de semillas de girasol a 1,86 millones de toneladas, frente a los 1,92 millones previstos en agosto. Esta cifra es casi un 3% inferior a la del año pasado, y se espera que el impacto de la sequía en los rendimientos contrarreste el aumento de la superficie de siembra.La remolacha azucarera parece haber resistido mejor la sequía que otros cultivos sembrados en primavera, y se espera un rendimiento ligeramente superior al promedio de cinco años, según el Ministerio.

En una primera previsión para la producción de remolacha azucarera de 2022, el ministerio proyectó la cosecha en 33,33 millones de toneladas, un 3% menos que el año pasado.En las revisiones de los cultivos de invierno ya cosechados, el ministerio confirmó que en su mayoría habían escapado al impacto de la sequía y el calor.En cuanto al trigo blando, la producción estimada para 2022 se revisó al alza por segundo mes a 34,12 millones de toneladas, frente a los 33,87 millones previstos en agosto, aunque sigue siendo inferior al volumen del año pasado y al promedio quinquenal.