Los vehículos juegan un papel importante en la transmisión de PRRSV

08/03/22 – Un estudio revela que los vehículos juegan un papel importante en la transmisión del virus del síndrome respiratorio y reproductivo porcino (PRRSV).

En la batalla contra la transmisión de enfermedades, los criadores de cerdos tienen que estar atentos a algo más que a los cerdos enfermos. Investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte han modelado nueve posibles rutas de transmisión diferentes para el virus del síndrome respiratorio y reproductivo porcino (PRRSV) y descubrieron que los camiones utilizados para mover no solo animales, sino también trabajadores agrícolas y alimentos, pueden ser portadores de la propagación de la enfermedad.

PRRS, el síndrome causado por el virus, provoca enfermedades respiratorias y disminución de la reproducción en los cerdos, y es la enfermedad económicamente más importante que afecta a la producción porcina de EEUU.

«Creamos un modelo matemático novedoso que incluye posibles rutas de transmisión que no se han explorado en profundidad», explica Gustavo Machado, profesor en la universidad y autor del artículo que describe el trabajo.

Machado y el investigador postdoctoral senior Jason Galvis modelaron nueve modos de transmisión de PRRSV entre granjas basándose en datos de tres granjas porcinas. Los modos incluían la proximidad de una granja a otra; transmisión entre animales de granja; «rebrotes» para fincas con un brote anterior; movimientos de vehículos entre fincas; y subproductos animales en ingredientes de piensos.

El modelo se utilizó para estimar el número semanal de brotes y sus ubicaciones. Luego, esas estimaciones se compararon con los datos de brotes disponibles para que los investigadores pudieran cuantificar las contribuciones de cada ruta de transmisión.

Si bien los movimientos de cerdos y la proximidad de la granja seguían siendo las principales causas de transmisión de enfermedades, los investigadores descubrieron que los vehículos utilizados para transportar cerdos eran un factor importante en la propagación del PRRSV, contribuyendo hasta en un 20 % de las infecciones. Por otro lado, se encontró que los subproductos y alimentos animales tienen poco efecto en la transmisión.

“Si tengo una granja y recibo un cerdo infectado, eso solo afectará a mi granja”, indica Galvis. «Pero si el mismo camión que me trajo ese cerdo luego viaja a otras granjas, puede llevar consigo esa contaminación. Esta es la primera vez que incluimos la transmisión del vehículo en nuestro modelo, y tiene un impacto».

El objetivo del modelo, comentan, es permitir que los ganaderos identifiquen áreas donde la bioseguridad mejorada y los esfuerzos de intervención pueden ser útiles.

«Si mejorar las prácticas de saneamiento de los camiones o agregar estaciones de limpieza pudiera reducir la transmisión de PRRSV, entonces eso es mucho más rentable que tratar los brotes cuando ocurren», señala Machado.

Fuente: www.diarioveterinario.com