Los avicultores peruanos temen subidas en el precio del pollo y del huevo

21/04/22 – Ante la posibilidad de que la exoneración del IGV no tenga como resultado la disminución del precio

Aun compartiendo la necesidad de tomar medidas en beneficios de la población, la Asociación Peruana de Avicultura(APA) ha mostrado su preocupación ante la posibilidad de que la exoneración del IGV al pollo y el huevo, prevista en el Proyecto de Ley 1629-2022-CR, no tenga como resultado la disminución del precio del pollo, sino que se lleguen a producir incrementos, según informa la agencia PressPerú.

A la hora de razonarlos, los avicultores insisten en que este efecto adverso se dará debido a que el texto no contempla la devolución del IGV que se paga en los insumos, materias primas, bienes intermedios y servicios usados en su producción, por lo que este monto se convertirá en costo y afectará el precio final de estos alimentos, causando el efecto contrario al que se busca. Además, la norma, que se está evaluando actualmente en el Congreso de la República por propuesta del Ejecutivo, solo considera, como crédito fiscal, a los principales insumos, lo que hará que los otros insumos y servicios, que pueden alcanzar el 40% del valor, vayan al costo.

Resultados contrarios

“La exoneración o inafectación del IGV de un producto debe estar acompañada de la exoneración o devolución del IGV que se paga en los bienes y servicios usados en su producción, caso contrario ese monto se vuelve costo y afecta finalmente el precio en el sentido contrario al buscado” señaló Julio Favre, presidente de la Asociación Peruana de Avicultura.

“La norma tal cual está planteada no sirve para los fines que persigue de reducir los precios al público, más aún si no se incluye en la exoneración al pollo vivo que es el 90 por ciento del pollo que se consume en el país y que esencialmente se vende en los mercados y paraditas. La norma increíblemente favorece al importador de pollo congelado, es decir al que vende a través de supermercados” anotó.

La norma propuesta no da la posibilidad de pedir el reintegro en caso de que el IGV pagado en las compras no pueda aplicase como crédito fiscal. Todo esto haría que la medida no logre el resultado que se busca, al subir el costo, reducir la liquidez, afectar la producción y por ende el precio, informan desde la citada agencia.

Por último, el presidente de la APA lamentó que ni el Ejecutivo ni el Congreso hayan convocado a su gremio para poder dar aportes a la norma y evitar que con la aplicación de esta se produzca el efecto contrario al que se busca, en perjuicio de los hogares peruanos.