Las empresas europeas piden que Brasil no comercialice soja que provenga de tierras deforestadas

16/12/2019 Un grupo de grandes empresas solicitó que se mantenga la moratoria para la soja cosechada en zonas deforestadas que Bolsonaro quiere derogar.

Las críticas europeas a la agroindustria brasileña se profundizan. Una carta firmada por 87 compañías europeas manifestó su «preocupación» ante la deforestación en el Amazonas y solicitó que se mantenga en pie la moratoria de la soja que prohíbe a los operadores de granos comprar «porotos» que fueron cosechados en tierras que provienen de la deforestación.

La misiva sostiene la necesidad de que el gobierno brasileño garantice la continuidad de las políticas contra la deforestación a fin de que se puedan «mantener los negocios con Brasil».

Entre las empresas que firmaron el documento están la red de supermercados Carrefour, el Consorcio Británico de mercado minorista y la Asociación Belga de Alimentos. En empresas de gran escala y que pueden afectar las exportaciones de alimentos de Brasil. 

El presidente Jair Bolsonaro mantuvo conversaciones con productores en las que se coincidió en la necesidad de poner fin a esa moratoria, que ya lleva más de once años. La ministra de Agricultura, Tereza Cristina, considera «absurda» esa moratoria pues con ella se afecta el «libre» funcionamiento del mercado

La carta de las empresas tuvo la «intención de mostrar que la política de moratoria ha sido efectiva», explicó Leah Riley Brown, que trabaja para el Consorcio Británico del mercado Minorista

En otra carta, que fue enviada a la Cancillería brasileña, el Consorcio Británico señaló «queremos continuar comprando soja pero si la moratoria no es mantenida nuestros negocios en Brasil pueden estar en riesgo». La Unión Europea compra soja y productos derivados por unos U$S 5.000 millones.

«La eliminación de la moratoria como la amnistía a los agricultores que invadieron tierras en la Amazonia (firmada esta semana por Bolsonaro) son medidas pésimas para la imagen del gobierno y para el agronegocio brasileño», dijo el especialista en medio ambiente Sergio Abrantes a la agencia Ansa.

Los cuestionamientos ambientales a la producción brasileña son un problema cada más gravitante para la exportaciones de alimentos.

Fuente: https://www.clarin.com/