La soja volvió a subir y completó la quinta semana alcista consecutiva en la Bolsa de Chicago

19/20/22 – El contrato marzo de la oleaginosa aumentó US$3,49 y terminó la rueda con un valor de US$588,45 por tonelada; en Rosario la demanda ofreció hasta US$430 por tonelada con entrega inmediata.

Con la falta de humedad en la Argentina y con los excesos de precipitaciones en zonas agrícolas de Brasil que están en plena cosecha como principales argumentos alcistas, la soja subió hoy por tercera rueda seguida en la Bolsa de Chicago y así sus precios completaron la quinta semana alcista consecutiva, con niveles que la mantienen en lo más alto desde principios de junio último.

Al momento de fijar los ajustes de la rueda, las pizarras reflejaron alzas de US$3,49 y de 2,76 sobre los contratos marzo y mayo, cuyos valores de cierre fueron de 588,45 y de 589,19 dólares por tonelada. En el balance semanal estas posiciones sumaron un 1,2 y un 1,1% respecto de los 581,65 y de los 582,85 dólares vigentes el viernes anterior. Pero en el extendido período alcista de cinco semanas ganaron un 16,9 y un 16,2% en comparación con los 503,30 y con los 506,88 dólares del 14 de enero pasado, respectivamente.

Con una estimación para la cosecha argentina de soja de 42 millones de toneladas, ayer la Bolsa de Cereales de Buenos Aires redujo del 37 al 31% la proporción de cultivos en estado excelente/bueno y ajustó del 66 al 63% la condición hídrica óptima/adecuada de los suelos cubiertos con la oleaginosa.

“El 37% de los 16,3 millones de hectáreas implantados con soja reportan una condición hídrica regular/sequía, con las mayores afectaciones por falta de lluvias sobre el NEA, centro-norte de Santa Fe, núcleo norte, centro-este de Entre Ríos y sobre el sudeste de Buenos Aires. Amplios sectores reportan heterogeneidad en la condición de los cultivos y rendimientos esperados por debajo de los promedios de las últimas cinco campañas”, advirtió la Bolsa en su reporte semanal.

Por su parte, la Guía Estratégica para el Agro, de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), indicó que en la zona núcleo agrícola argentina el año pasado para la segunda semana de febrero se estimaba para la soja un rinde promedio de 38,5 quintales por hectárea, valoración que luego cayó a 31,1 quintales porque el final de febrero fue seco. Ahora se estima un rinde de 31,8 quintales por hectárea, pero ese número no fue ajustado en los últimos 7 días por la expectativa de ver lluvias importantes que detengan la caída. Pero eso no sucedió. Lo que hubo fueron algunos milímetros, de 5 a 15, para el este de la región y de 15 a 30 para el oeste. Las precipitaciones fueron más desparejas y menos importantes de lo que se preveía”, detalló el reporte.

En ese mismo trabajo, José Luis Aiello, doctor en Ciencias Atmosféricas, señaló que los pronósticos no son favorables en cuanto a provisión generalizada de agua hasta fines de febrero. “Lamentablemente, en este escenario la soja de la región núcleo tiene muchas chances de terminar con rindes por debajo de la campaña 2017/2018, cuando el promedio fue de solo 29 quintales por hectárea”, concluyó el informe. Cabe recordar que la BCR prevé la producción argentina de soja 2021/2022 en 40,50 millones de toneladas.

En Brasil, luego del cierre de los mercados el Instituto Matogrossense de Economía Agrícola relevó el avance de la cosecha de soja sobre el 67,75% del área apta en el Estado de Mato Grosso, el principal productor de la oleaginosa del país. Este nuevo dato marcó un progreso semanal de solo 7,28 puntos, muy por debajo de los 14,02 puntos reportados en el informe anterior. Esa desaceleración tiene que ver con las lluvias excesivas que caen sobre el centro-oeste brasileño, que están ralentizando las labores de campo. Igualmente, la recolección sigue muy adelantada respecto del 34,51% de igual momento de 2021 y del 59,66% promedio de los cinco años precedentes.

Fuente:  www.lanacion.com.ar