La soja se negoció en alza en la Bolsa de Chicago

25/06/2019

La soja se negoció en alza ayer en la Bolsa de Chicago como consecuencia de la continuidad de las lluvias que demoran la siembra de la oleaginosa del ciclo 2019/2020 sobre el medio oeste de los Estados Unidos. Al cierre de los negocios, las pizarras reflejaron subas de US$2,30 y de 2,29 sobre los contratos julio y agosto del grano grueso, cuyos ajustes resultaron de 334 y de 336,11 dólares por tonelada.

Tras el cierre del mercado, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) aportó más noticias alcistas en su reporte semanal sobre el estado de los cultivos. En efecto, relevó el avance de la siembra de soja sobre el 85% del área prevista, por debajo del 97% promedio de los últimos cinco años y del 88% estimado por el mercado. Además, el organismo calificó ayer el 54% de las plantas en estado bueno/excelente, detrás del 73% vigente un año atrás y del 59% calculado por los operadores.

La tónica positiva externa también comprendió al maíz, tanto por las complicaciones agronómicas que atraviesa la campaña 2019/2020 como por la firmeza del mercado físico, donde los productores estadounidenses venden a cuentagotas el grano remanente de la cosecha 2018/2019, a la espera de nuevas subas para las cotizaciones. Los contratos julio y septiembre del cereal sumaron US$1,77 y 1,68, en tanto que sus ajustes fueron de 175,88 y de 177,85 dólares por tonelada.

El reporte semanal del USDA sobre cultivos también aportó datos potencialmente alcistas para los precios del maíz. El organismo redujo del 59 al 55% la valoración buena/excelente de los cultivos y la alejó del 77% vigente un año atrás. Además, el dato fue inferior al 59% previsto por los operadores.

El trigo completó la jornada alcista en el mercado estadounidense. La posición julio del grano fino en Chicago y en Kansas aumentó US$4,41 y 4,77, en tanto que su ajuste fue de 197,68 y de 171,04 dólares por tonelada.

En su trabajo semanal, el USDA relevó ayer el avance de la cosecha de los trigos de invierno sobre el 15% del área, contra el 39% de 2018 para la misma fecha y el 19% previsto por el mercado. En cuanto a la condición de las plantas, recortó del 64 al 61% la proporción en estado bueno/excelente. También ajustó la valoración del trigo de primavera, del 77 al 75 por ciento.