Factores críticos para el éxito de la vacunación in ovo

22/04/22 – La vacunación in ovo ha demostrado ser popular en las plantas de incubación comerciales ya que puede ofrecer una inmunidad temprana contra patógenos prevalentes, una administración consistente de las vacunas y un proceso menos intensivo en mano de obra reduciendo el manejo de los pollitos.

Si bien cada uno de estos beneficios es real, los programas in ovo requieren un cierto cuidado para optimizar el proceso. Con esto en mente, Chris Williams, PhD, director de los servicios técnicos de Zoetis, describe los cinco puntos críticos para obtener lo mejor de los programas de vacunación in ovo:

1. UBICACIÓN DEL HUEVO

Aunque los huevos se incuban con el extremo agudo hacia abajo como norma estándar, pueden inclinarse fuera del centro en las bandejas de incubación. A su vez, el embrión se orienta según la gravedad con la cabeza apuntando lejos de la dirección de la inclinación.

Esto hace que el ángulo y la orientación de un huevo sean una consideración importante. Cuando inyectamos a través del huevo todos los embriones pueden no estar perfectamente alineados, por lo que los inyectores deben tener esto en cuenta.

Después de localizar la superficie del huevo, es importante ajustar la trayectoria para tocarla en un ángulo perpendicular, en lugar de directamente hacia arriba y hacia abajo. A continuación, también es necesario ajustarla horizontalmente, ya que los huevos no están todos a la misma altura.

2. PENETRACIÓN DE LA CÁSCARA

La cáscara es una barrera formidable, ya que está hecha para proteger el embrión mientras se está desarrollando. Sin embargo, al proporcionar esa protección, crea un desafío importante para la administración de vacunas in ovo. El sistema óptimo de inyección del huevo tiene un sistema de “aguja dentro de una aguja” que permite que una aguja penetre únicamente en la cáscara y otra que suministre la vacuna al embrión o al amnios. Esto tiene un papel sanitario, pero también ayuda a reducir las roturas.

3. SANEAMIENTO POR DISEÑO

El saneamiento debe considerarse a nivel del sistema y en el medio ambiente en donde se lleva a cabo la vacunación, pero un saneamiento eficaz entre las inyecciones, utilizando el cloro para la destrucción instantánea de bacterias, es fundamental.

Un saneamiento eficaz de las agujas es la piedra angular de la tecnología, ya que se aplica a nivel comercial. Los sistemas de doble aguja significan que el saneamiento se logra en un paso separado de la inyección. La retracción de la aguja de inyección inicia el ciclo de saneamiento, con el cloro bañando tanto el exterior de la aguja como los pequeños agujeros en el punzón.

4. EL LUGAR DE INYECCIÓN

Si bien en el huevo hay cinco lugres en el momento de la vacunación, sólo dos — el embrión y el amnios — son los sitios eficaces para la administración de vacunas.

Los otros lugares — el alantoides, la yema y la cámara del aire — no permiten que el embrión esté expuesto correctamente al antígeno, teniendo la evidencia de que solo la vacuna contra la enfermedad de Marek suministrada al embrión o al líquido amniótico origina una excelente inmunidad protectora.

Al desarrollar el equipo de vacunación in ovo los investigadores consideraron no sólo la necesidad de aplicar la vacuna en el sitio correcto, sino también el momento adecuado que es entre los 17 días y 12 horas y los 19 días y 4 horas de la incubación. Su preocupación fue por el desarrollo fisiológico del embrión, que debería estar en la posición ideal del nacimiento. con la cabeza debajo del ala derecha y comenzando a verse la yema siendo absorbida en el abdomen.

El inicio del nacimiento o el picaje de la cáscara es otra preocupación. En el momento de la vacunación debería haber un máximo de 1% a 2% de huevos en esta situación y a ser posible ninguno.

5. ESPECIFICACIONES DE LA VACUNA

Para garantizar un procedimiento de vacunación adecuado, es importante considerar la naturaleza exacta de la vacuna que se está utilizando.

La vacuna de Marek es un herpesvirus que está contenido en una célula de fibroblasto, que es la suspensión de la misma. Por lo tanto, el sistema de bombeo que maneja esa vacuna debe ser suave pues debemos ser capaces de bombear desde el lugar en donde está, a través de la aguja, hasta el embrión, teniendo en cuenta que se trata de un tipo de vacuna muy, muy frágil.

Un sistema de bombeo, sincronizado impulsado por un diafragma, ayuda a garantizar una administración segura y eficaz de una cantidad específica de vacuna, manteniendo al mismo tiempo la integridad del depósito hasta la aguja.

Otros factores a tener en cuenta en la vacunación in ovo incluyen la comprensión de qué vacunas no son compatibles, como la del herpesvirus del pavo – VHH – y los vectores de VHH, la aparición y duración de la inmunidad, la naturaleza del reto de la enfermedad y los anticuerpos maternos.

Todos estos factores se unen para proporcionar una visión óptima sobre el proceso cuando se está vacunando in ovo.

Fuente: www.avicultura.com