El porcino español, más exigente con el bienestar animal

19/02/2020 El Comité Científico de Interporc avala el sello ‘Compromiso Bienestar Certificado’

El Comité Científico de la Interprofesional del porcino de Capa Blanca (Interporc) ha avalado la “seriedad, transparencia y rigor científico del sello ‘Compromiso Bienestar Certificado’, que garantiza el cumplimiento de los más altos estándares de bienestar, sanidad, bioseguridad, manejo de los animales y trazabilidad en todos los eslabones de la cadena de valor del porcino de capa blanca de España”.

Además, el reglamento ha sido sometido a la consideración de las empresas del sector, certificadoras y organizaciones de protección y defensa de los animales, “que han aportado sus sugerencias, por lo que cuenta con todas las garantías técnicas y con el consenso necesario entre todos los implicados en el bienestar animal”, tal y como reconoce el director de Interporc, Alberto Herranz.

El Reglamento Técnico de Bienestar Animal y Bioseguridad Interporc Animal Welfare Spain, que contempla los requisitos exigidos para obtener el sello ‘Compromiso Bienestar Certificado’, es un documento público y transparente, que puede ser consultado, incluso en la propia web de la interprofesional.

Por el momento son 11 las entidades certificadoras autorizadas para la realización de auditorías a las que ya se ha sometido el 60% de la producción porcina

«Está concebido como una herramienta de mejora continua para poder dar respuesta a nuevas sugerencias y a sucesivas necesidades del sector y a los consumidores finales», añade el directivo, quien ha incidido en que las normativas de bienestar animal nacional y europea son las más exigentes del mundo, y este Reglamento va aún más allá.

En este sentido, esta norma introduce requisitos más rigurosos, lo que convierte al sector porcino español en referente internacional con nuevas exigencias que garantizan que el proceso de producción es el más garantista del mundo con el bienestar de los animales.

Por otra parte, Alberto Herranz ha explicado que para la obtención de este sello de certificación se realizan “auditorías constantes por parte de entidades de certificación independientes, lo que garantiza la objetividad de las mismas, y se llevan a cabo por profesionales acreditados y con una amplia experiencia en bienestar animal y bioseguridad.

El objetivo, ha dicho, es “evaluar el grado de cumplimiento de una forma objetiva, medible y cuantificable y asegurar que los operadores que obtienen el sello cumplen estrictamente todos los parámetros establecidos en el exigente Reglamento”.

Por el momento son 11 las entidades certificadoras autorizadas para la realización de estas auditorías a las que ya se ha sometido el 60% de la producción porcina, «un dato que refleja el esfuerzo y el firme compromiso del sector porcino que, de forma voluntaria, da un paso hacia adelante más allá de una normativa de obligado cumplimiento», remarca Herranz.

Fuente: https://www.revistainforetail.com/