“Efecto Castillo” ya afecta a nuestra economía

08/05/21 – Expertos destacan, entre las consecuencias, la pérdida acelerada de la confianza de los inversionistas y la postergación de decisiones de contrataciones de personal.

La presencia de Pedro Castillocandidato presidencial de Perú Libre, en la segunda vuelta electoral, qué duda cabe, ya comenzó a generar los primeros impactos negativos de corto plazo en nuestra economía.

Desde el lunes 19 de abril, fecha en que se publicó la primera encuesta del balotaje -según la cual Castillo obtiene una holgada ventaja sobre Keiko Fujimori (Fuerza Popular)-, los nervios del empresariado se afectaron, al igual que los de un gran sector de la población.

 

El dólar comenzó un alza constante (3.860 soles ayer) con sus conocidos efectos en diversos alimentos de consumo básico, y muchas compañías comenzaron a evaluar la posibilidad de sacar del país sus posiciones en dólares.

El 75% de las empresas clientes de Apoyo Consultoría han decidido postergar sus inversiones para este año, comenta el exministro de Industrias, Manuel Romero Caro.

“Eso impacta en el bolsillo de las personas, no solo del pequeño ahorrista. Se encarecen los productos importados, precios de celulares, la gasolina, el petróleo, los insumos importados del pollo, el trigo importado que se emplea en panaderías, la soya, están siendo más caros. Están afectando el bolsillo de la gente en el corto plazo”, refiere Jorge Carrillo Acosta, profesor de Pacífico Business School.

Los expertos consultados por este diario coinciden en la presencia inexorable de una gran incertidumbre en el mercado.

 

Esto se refleja en las decisiones que personas naturales y jurídicas comienza a tomar en relación con sus ahorros. El modelo que se propone, remarca Carillo, no es nuevo en el Perú. En 1985 -precisa- ya se aplicó en buena cuenta por el entonces presidente Alan García, es decir un modelo estatizador.

Diego Macera, gerente del Instituto Peruano de Economía (IPE), recuerda al respecto: “No es necesario mirar a las experiencias de otros países de la región para ver las consecuencias que los controles desmedidos, las nacionalizaciones, las empresas públicas y el proteccionismo traen sobre la gente. Basta con recordar lo que sucedió en el Perú, cuando ese libreto se aplicó entre los años 70 y 80”, con lo que aludió a la dictadura militar y el primer gobierno del Apra.

REVISIÓN DE CONTRATOS

Una posible revisión de los contratos-ley, como ha anunciado el candidato de Perú Libre, causaría “una parálisis absoluta de los procesos de inversión, reclamos internacionales”, remarca Pablo Bustamante, economista y director de Lampadia.

Añade que la deuda externa se complicaría, nuestros costos financieros volarían y el tipo de cambio subiría muchísimo.

“Seguramente prohibirían la tenencia de dólares, con lo cual habría una corrida en el sistema financiero: la gente llevándose la plata al colchón o afuera”, proyecta.

Más allá de los efectos de corto plazo, los especialistas coincidieron que lo más preocupante sería los efectos de mediano y largo plazo a partir de las políticas que se aplicarían desde agosto de 2021.

J.P. Morgan estima que Castillo se va a “moderar”

El banco de inversión J.P. Morgan estima que Pedro Castillo, tras una eventual victoria, no tendrá más remedio que “moderar” sus posiciones extremas, dada su carencia de fuerzas en el Parlamento.

“El hecho de que es poco probable que Castillo asegure una coalición estable en el Congreso, con votos suficientes para llevar a cabo la agenda a largo plazo que plantea el programa de Perú Libre, las restricciones institucionales y constitucionales vigentes, y la crisis sanitaria y laboral actual, sugieren una moderación del candidato, en caso gane la presidencia”, reza en un reporte sobre el Perú.

Manuel Romero Caro, exministro: “El inversionista empieza a perder la confianza”

“”El 75% de las empresas clientes del Servicio de Asesoría Empresarial (SAE) de Apoyo Consultoría ha postergado sus inversiones. Estos son solo los preliminares, ¿se imaginan si gana (Perú Libre)? El “efecto Castillo” ya empezó a generar impactos negativos en la economía. La incertidumbre por Castillo está disparando el dólar. Los inversionistas, sobre todo los financieros, están liquidando sus posiciones en dólares por más que el BCR esté comprando dólares, la moneda se dispara frente a la incertidumbre. Hay una masa de deudores en dólares bastante importante. El dólar es un indicador de corto plazo. Los bonos soberanos, que han estado vendiéndose bien, ahora comenzaron a caer. En este momento, el inversionista está comenzado a perder la confianza. Su confianza para invertir pasó de 3 puntos en febrero a -27 puntos en Abril. La confianza para contratar también se desplomó, pasó de 3 puntos en febrero a -9 en abril”.

Pablo Bustamante, director de Lampadia: “Castillo traería una pérdida de confianza en el futuro del Perú”

“(El proyecto de nacionalizaciones de Perú Libre) generaría una ruptura violenta de nuestro proceso de desarrollo; traería una pérdida de confianza en el futuro del Perú de muchos peruanos y de inversores del exterior. Esa pérdida de confianza demora muchísimo en recuperarse. El Perú ha tenido ya muchos episodios en que se ha roto su proceso de desarrollo y ha perdido la confianza del mundo en todo sentido. Y ha costado mucho tiempo recuperarse. Por ejemplo, en los 90, con la nueva Constitución, no era suficiente que se hicieran normas para promover la inversión minera. Se tuvo que hacer los contratos-ley, las garantías tributarias porque, de otra manera, los inversionistas, en un país que no cumple los contratos, no confía. Iríamos rápidamente a un colapso generalizado de la inversión, caería el crecimiento a negativo, sin lugar a dudas. Ademas, las empresas públicas capturadas entrarían rápidamente en ineficiencia, en problemas de gestión y en corrupción absoluta, como fue en la época de Velasco”.

David Tuesta Cárdenas, exministro Economía: “Si el plan de castillo se aplica tal cual, está causaría un desastre”

“Uno esperaría crecer este año 2% y el 2022, a medida que la pandemia empiece a mitigar, alrededor del 4%. Pero ahora tenemos un elemento de quiebre en julio que va depender de quién va a gobernar. De la forma como se están presentado los planes de gobierno no se ven buenas perspectivas. Así como está puesto en el papel, el plan de Perú Libre implica un retroceso. Quizás cuando se asuma el mando el 28 julio las cosas puedan ser distintas, porque también las políticas que se pongan en marcha dependen de cómo está constituido el Congreso. (…) Si el plan de Castillo se aplica tal cual está en el papel, los impactos causarían un desastre. Simplemente, el Perú se olvida de crecer, desaparece. Si logra hacerlo con el Congreso, gran parte de nuestra productividad, que se ha logrado en función de nuestra apertura comercial, se va al diablo. Renunciar a nuestro TLC sería dramático para nuestro crecimiento económico. Pero eso implica pasar por el Congreso, se requieren años de negociaciones internacionales”.

Jorge Carrillo, profesor de Pacífico Business School: “Los inversores han empezado a aplicar el freno de manos”

“El primer impacto de la segunda vuelta electoral: las empresas han empezado a aplicar el freno de manos para todos sus gastos de inversión de este año. Si una empresa pensaba contratar más personal, lo ha pospuesto (el freno); si pensaba abrir un segundo local, le puso pausa. Si una persona estaba por adquirir un crédito hipotecario para comprar un departamento, igual, le va a poner pausa. Se ha frenado la dinámica económica.

Por otro lado, ha generado preocupación en el empresariado peruano e internacional. La actividad económica del sector privado se ha frenado, está en espera. Las empresas, ante la perspectiva de ser nacionalizadas, lo que están haciendo es analizar la posibilidad de irse a otro país. Cuando las personas y las empresas están preocupadas por la incertidumbre salen y buscan refugio para sus ahorros, comprar dólares. Y ha habido sobredemanda. La Bolsa ha ido a la baja desde el 19 de abril”.

Diego Macera, gerente del IPE: “El plan de Perú Libre significa la ruptura estructural con el sistema económico”

“En el caso particular del plan económico de Perú Libre, las preocupaciones son amplias. Significa una ruptura estructural con el sistema económico que -con sus obvios espacios de mejora- logró sacar a millones de la pobreza y ensanchar la clase media a lo largo de todo el país en base a inversión y trabajo. Se debió hacer más, pero quedó claro que el camino era el correcto. De otro lado, no es necesario mirar a las experiencias de otros países de la región para ver las consecuencias que los controles desmedidos, las nacionalizaciones, las empresas públicas y el proteccionismo traen sobre la gente. Basta con recordar lo que sucedió en el Perú cuando ese libreto se aplicó entre los años 70 (Velasco) y 80 (Alan García). Las personas y los partidos cambian, pero las malas ideas de ayer siguen siendo malas ideas hoy. (…) La enorme incertidumbre producto de la coyuntura política de hoy explica esta “fiebre” del tipo de cambio y la caída de la Bolsa de Valores”.

Fuente: https://diariocorreo.pe/