Lunes 19 de Setiembre 2022

Estados Unidos es uno de los principales países productores de alimentos en el mundo, en especial de granos y derivados. Encabeza varios rankings de exportación de estos productos y tiene un peso decisivo en el comercio internacional. Cualquier vaivén productivo, económico o financiero en el país del norte incide considerablemente en el precio de los commodities agrícolas.

Septiembre y octubre son meses cruciales para el agro norteamericano. En los próximos días la soja y el maíz comenzarán a definir rendimientos en un contexto climático adverso, con lluvias por debajo del promedio de las últimas campañas, cuyo efectos negativos podrían verse reflejado en los volúmenes cosechados en algunos meses y pone el denominado “weather market” como uno de los principales fundamentos a la hora de determinar valores.

Es por eso que Infobae recorrió el Cinturón Maicero de Estados Unidos, una de las principales regiones agrícolas del mundo de soja y maíz, que envuelve a más de 10 estados en el centro-norte del país, en torno a los grandes lagos. Convocados por la empresa Spraytec, dedicada a la fertilización en el agro, realizamos un recorrido que incluyó la Universidad de Iowa y Nebraska, donde puertas hacia adentro hay un trabajo de los especialistas en lo relacionado al cuidado de los cultivos, también el Farm Progress Show, una de las principales muestras de maquinaria, genética y productiva del mundo, y diferentes establecimientos rurales y cooperativas.

La delegación estuvo conformada por 51 personas, con representantes de Argentina, Brasil Kazajistán, y Australia. La mayoría de ellos fueron técnicos distribuidores de la mencionada empresa. “De esa manera armamos este grupo heterogéneo que permite interactuar cada uno desde su ámbito y eso nos enriquece a todos”, comentó uno de los encargados de diseñar el viaje.

Al momento del recorrido por los Estados Unidos, se observó a los productores trabajar en los lotes para preparar los mismos de cara a la próxima cosecha de soja y maíz, que comenzará por estos días, y que está atravesada por la ausencia de precipitaciones. Una situación que ha generado movimientos alcistas en los precios de la oleaginosa y el cereal. En Iowa los productores, en diálogo con este medio, precisaron que la campaña maicera podría tener una reducción del rendimiento del 10 al 15%, como consecuencia de un julio pasado que fue más seco de lo habitual. Desde mediado de agosto comenzó a llover, que es justamente el periodo donde la soja está generando grano, y es por eso que también se estima que los rendimientos de soja estén dentro del promedio. Es decir que las lluvias beneficiaron a la soja y perjudicaron al maíz.

Atentos al mundo

Pablo Lafuente, Gerente de marketing y Comercial de Spraytec, dijo que el objetivo del viaje al corazón maicero de los Estados Unidos, “fue encontrar todas las novedades, estar al tanto de lo que está pasando en el mundo. Sabemos que la producción agrícola en Argentina permanentemente se nutre de información y conocimiento, y esto se transformó en un viaje que tuvo ese objetivo: ver nuevas tecnologías y desarrollos en esta región”.

Además recordó que la base de la empresa en Estados Unidos se encuentra en la ciudad de Des Moines, en el Estado de Iowa. El recorrido incluyó una visita a las mencionadas oficinas centrales de la empresa en el país del Norte, y un campo experimental donde se realizan diferentes ensayos para ver cómo responden los productos desarrollados en Sudamérica: Tenemos que pensar que Spraytec tiene su origen en Brasil, pero tiene una filial muy importante en Argentina. Es tecnología desarrollada en Sudamérica, que esperamos que se expanda por el mundo”, agregó Lafuente.

En relación a las cuestiones técnicas que estuvieron involucradas en el viaje, Agustín Bianchini, Ingeniero Agrónomo, especialista en Fertilidad de Suelos y responsable Técnico de Spraytec, comentó a Infobae que “hemos aprendido mucho. En la Universidad de Iowa nos hablaron del manejo de maíz y soja. Hemos visto las prácticas de manejo más comunes y habituales para lograr otro rendimiento en maíz, como lo son una densidad apropiada, una buena distribución de la semilla, genética apropiada y darle una buena nutrición, la base para un buen rendimiento.”.

Y agregó: “En el estado de Nebraska tuvimos la oportunidad de visitar su Universidad, donde nos hablaron de tecnologías innovadoras para el manejo de los cultivos, como lo son la utilización de sensores activos que van monitoreando el estado nutricional de los cultivos, y cuando son montados en aplicadoras van variando a través de algoritmos las dosis de nutrientes en tiempo real. Pero también hay plataformas que cada vez están siendo utilizadas por un mayor número de productores, que a través de imágenes satelitales y otras herramientas, permiten tomar a los productores mejores decisiones”.

Otro de los aspectos que Bianchi destacó fue el intercambio que hubo con expertos sobre riego, que es algo muy difundido en Nebraska. “Este Estado es el tercer principal productor de maíz y el primer productor del cereal bajo riego. Y este maíz también es utilizado en plantas de etanol y como alimento animal, entonces la combinación entre producción, etanol y feedlots es una realidad común en Nebraska. En feedlot nos informaron cómo es el manejo de las dietas, cómo se mejoró en la genética animal para lograr carnes de muy buena calidad y cómo acompañando esa genética, de la mano una buena nutrición, producen un buen alimento. El 85% de la carne que se produce en EEUU está calificada en un nivel entre bueno y excelente. Eso nos muestra que a través de estas cuestiones mejoraron significativamente la calidad en el tiempo”.

La novedades para el mundo de la agricultura

Uno de los aspectos relevante del viaje llegó al momento de visitar la edición 2022 del Farm Progress Show, cuya sede fue el distrito de Boone, en el Estado de Iowa. Durante más de 50 años, esta feria ha reunido lo mejor de la agricultura y presenta los últimos desarrollos tecnológicos para la agricultura. En momentos donde los productores están experimentando los impactos de los problemas de la cadena de suministro global, un clima cambiante, la invasión de Ucrania a Ucrania, y la recuperación continua de una pandemia global.

En esta nueva edición de la feria se destacaron los lanzamientos que realizaron las empresas en los relacionado a los ecosistemas conectados, con máquinas que verdaderamente son un robot, con la novedad de tener un doble sistema de rotor que antes no tenía y mucho más electrónica, al punto que no tiene volante. Hubo presentaciones de los últimos tractores autónomos, con el sistema Raven que le permite tener automatismo en los tractores. Es decir, en maquinaria agrícola se presentó mucha electrónica, como así también el envío de datos y sobre todo automatismo e inteligencia artificial.

También se presentó una fertilizadora autónoma, por lo que el productor puede estar en un tractor, en una camioneta en el lote y la máquina trabajando sola según la prescripción. En relación a los semilleros no hubo muchas novedades en biotecnología, sino que lo nuevo va por el lado de los manejos, donde por medio de prescripciones el camino es hacia mayores densidades y a la ambientación.

Por último, se observó en la visita al Farm que la maquinaria agrícola se transforma ahora en mapear los suelos, con lo cual la información más importante viene por el lado de la maquinaria, que antes simplemente era un actuador que agarraba una prescripción del semillero, sembraba, ejecutaba y después al cosechar tomaba datos. Hoy no solamente están haciendo eso sino que también dispone las prescripciones mientras el productor va sembrando, también censa cada uno de los ambientes.