¿Cómo será la industria avícola después del COVID-19?

27/07/2020 Conozca cómo las tendencias del consumidor y las nuevas tecnologías darán forma a la industria en los próximos cinco a 10 años.

En 2020, la industria avícola se enfrentó a los desafíos asociados con la pandemia global de COVID-19, desde problemas en la cadena de suministro hasta cambios en cómo y dónde las personas consumen pollo. ¿Qué tecnologías emergentes resolverán estos problemas?

Y, quizás aún más importante, ¿cómo cambiarán las demandas de los consumidores después del COVID-19?

Efectos persistentes del COVID-19

“El COVID-19 tendrá un efecto similar a la recesión en la economía. Existe una fuerte correlación entre el ingreso medio y el consumo de carne. Si el ingreso promedio cae este año, y me sorprendería que no fuera así, deberíamos esperar ver un descenso en el consumo de carne”, explicó el Dr. Paul Aho, economista avícola y presidente de Poultry Perspective.

Aho será el orador principal en la Virtual Poultry Tech Summit, que se celebrará del 20 al 22 de octubre de 2020. Este evento en línea único en su tipo facilita la transición de las tecnologías de innovación de investigadores y empresarios a aplicaciones comerciales para el beneficio de la industria avícola. Haga planes para asistir al evento online y eche un vistazo al futuro de la industria.

En 2021, expertos predicen que el consumo per cápita de pollo caerá a 11.6 kg, por debajo de los 12.1 kg de 2019. La avicultura debería superar la recesión mejor que la carne de cerdo o de res, ya que la mayoría de los consumidores suelen recurrir a una carne de menor precio durante una recesión.

“Creo que el COVID-19 ha resaltado la necesidad de automatización, robótica y maquinaria en las plantas de procesamiento”, dijo Aho, citando la gran cantidad de trabajadores que se enfermaron con COVID-19 entre marzo y junio.

Alternativas a la carne

El interés en las alternativas a la carne, incluidas las proteínas de origen vegetal y la carne cultivada, continuará creciendo en los próximos cinco a 10 años, predijo Aho, aunque el COVID-19 podría cambiar eso.

“Todavía no estoy seguro de cómo el COVID-19 afectará el consumo de sustitutos de la carne. Ha acelerado algunas tendencias, pero desacelerado otras. Creo que las personas que comen la Impossible Burger (hamburguesa a base de proteína vegetal) ahora continuarán haciéndolo”, indicó.

Sostenibilidad

La sostenibilidad era una tendencia candente con los consumidores antes del COVID-19 y seguirá siendo importante en los próximos 10 años.

“La sostenibilidad es una de esas palabras que es difícil de precisar”, dijo Aho. “Hay muchos giros distintos que puedes poner en sostenibilidad. Si se observa la industria avícola en los últimos 50 años, nos hemos vuelto mucho más sostenibles en términos de eficiencia alimenticia y uso de la tierra. En los próximos cinco a 10 años, la industria avícola debería planear compartir las formas en que se ha vuelto más sostenible con los consumidores”.

Fuentte: www.industriaavicola.net