Viernes 23 de Setiembre del 2022

Fuente: Gestión

China, el mayor importador mundial de soja, ha aumentado enormemente sus compras a Argentina luego de que el país sudamericano devaluara la paridad cambiaria para agricultores, lo que provocó una avalancha de ventas.

China reservó hasta tres millones de toneladas en las últimas dos semanas. Eso es similar a las cerca de 3.75 millones de toneladas que importó de Argentina en todo el año pasado, y corre el riesgo de erosionar la demanda de Estados Unidos justo cuando los agricultores estadounidenses comienzan a recolectar su cosecha.

A principios de este mes, el gobierno de Argentina, con problemas de liquidez, devaluó temporalmente el peso para la industria de la soja, lo que disparó una afluencia de suministros a bajo precio en el mercado mundial a medida que los agricultores se apresuraban a vender sus existencias.

El Banco Central, de ese país, informó que apretaría controles de divisas para los exportadores de soja, lo que puede frenar el ritmo frenético de las ventas durante el resto del mes.

El costo de importación de la soja argentina para entrega en octubre es unos US$ 200 más barato por tonelada que los cargamentos de Estados Unidos y Brasil debido al ajuste en la política cambiaria, dijo en un reporte una unidad de la correduría china COFCO Futures. Eso hace que el procesamiento de soja argentina sea más rentable en China.

Por su parte, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos recortó la semana pasada la estimación de la producción de Estados Unidos en el 2022- 2023 en más de cuatro millones de toneladas, lo que hizo que los precios de los futuros en Chicago subieran considerablemente.

China podría comprar más a Argentina si la política cambiaria sigue siendo favorable, afirmaron las fuentes consultadas.