Cerrar importación traerá escasez y alza de precios

10/05/21 – Los especialistas comentan, además, que con esta propuesta de Perú Libre podríamos dar por concluidos varios tratados de libre comercio.

“En nuestro gobierno no habrá importaciones de lo que el pueblo produce”, señaló el candidato presidencial de Perú Libre, Pedro Castillo, durante el debate en Chota. Una declaración que, según los analistas, es muy peligrosa para la estabilidad económica de un país que aún está en vías de desarrollo. ¿Pero qué implica realmente que se ejerza un control sobre las importaciones al mismo estilo que se hizo en la época de los 70 y, luego, durante el primer gobierno de Alan García?

El economista de la Universidad de Piura (UDEP), Mario Alvarado, explicó que una de las políticas consistentes de Perú ha sido la comercial, luego de que se firmaran acuerdos comerciales y que los aranceles disminuyeran drásticamente. Esto se vería afectado si se aplica la política de impedir ciertas importaciones; además de que el gran perdedor sería el consumidor, por el alza de precios y la poca variedad de productos.

“Por los años 70, los aranceles llegaban al 80% y ahora estamos en menos del 10%. El problema es que habría un impacto directo en los costos de importación, y nosotros importamos trigo, maíz, soya, que son insumos claves para la industria alimentaria del país. Se pretende proteger a la industria nacional, pero con grandes riesgos y costos. La eficiencia de nuestra industria no es tan alta y, al final, el perjudicado es el consumidor”, comentó.

Se favorecerá a la industria que produce estos bienes, bajo el riesgo de afectar los tratados de libre comercio (TLC) con países como Estados Unidos y China. Si se incrementan los aranceles, sería violar las cláusulas de dichos acuerdos, lo cual implicaría que estos gobiernos también nos pongan trabas.

“Luego habrá alza de precios, menos variedad de productos y nuestro mercado será reducido. ¿Cómo vamos a exportar sin los TLC? Sería ponerle techo al crecimiento. Además de alimentos, producimos prendas de vestir, no es mucha la gama de productos que generamos internamente. En algunos casos, son bienes muy sensibles como el maíz; si dejamos de importarlo, habrá que producirlo internamente a mayores costos y eso afecta la canasta básica”, aseveró.

En el mismo sentido opinó Javier Bereche, presidente de la Cámara de Comercio, puesto que esta restricción en las importaciones supondrá una escasez de productos. Aquí producimos arroz y maíz sí, pero también los importamos porque la demanda es muy alta y no nos abastecemos con el mercado interno. Prohibir la importación nos obligaría a producir más y, si esto no es viable, habrá escasez, y luego se elevarán los precios.

“El libre mercado nos dice que para lograr que un servicio se mejore, debemos abrirle las puertas a la competencia. No nos dice que entremos a monopolios estatales, que solo nos garantizan pésima calidad de bienes y servicios, subsidios para el Estado, mayor gasto, mayor inoperancia y lentitud en el desarrollo del país”, puntualizó.

Habrá monopolios

El exministro de Comercio Exterior y Turismo, Edgar Vásquez, también consideró que habrá escasez de productos, alza de precios, reducción de la calidad de los productos, pero que, además, se producirá lo mismo que Castillo quiere enfrentar: monopolios.

“Lo que hace es trasladar la posibilidad de producción solamente a un grupo reducido de empresas que enfrentan un oasis de corto plazo. Este modelo ya intentó aplicarse en el Perú entre los años 70 y durante el primer gobierno del presidente Alan García. El modelo ya demostró, aquí y en el mundo, que no funciona, que genera crisis, y desconoce el comercio internacional y los compromisos internacionales a los que el Perú se ha sujetado a lo largo de los años”, aseguró.

Con fundamento en lo ocurrido en el periodo de García, Vásquez afirmó que los primeros meses de las restricciones en la importación son de gran bonanza para las empresas productoras, pero pronto comenzará la crisis que afectará la capacidad de consumo de toda la población porque, cuando los precios suben y las remuneraciones no mejoran, el poder adquisitivo de las personas se reduce y la calidad de vida se impacta.

Por otro lado, el especialista dijo que la medida generaría que los países que se vean afectados por la paralización de las importaciones también impongan sus propias medidas restrictivas a los productos peruanos.

Datos

* El analista político Franco Olcese dijo que esta medida es bastante negativa para los consumidores. “Las personas tendrían acceso a productos mucho más caros, si se prohíben las importaciones. Pero podría ser bien visto por los fabricantes de algunos productos, pero es inviable porque sería romper con los TLC y difícilmente Castillo va a poder realizarlo, pero sí puede hacer otras cosas como elevar aranceles en productos donde no hay TLC”.

* El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) mantuvo su proyección de crecimiento de la economía a 10% para este año, según el último Informe de Actualización de Proyecciones Macroeconómica 2021–2024.

Fuente: https://eltiempo.pe/