Cerdos, pájaros y humanos, el improbable pero peligroso cóctel de la gripe aviar

03/03/22 – El virus de la Influenza en aves no se transmite entre personas, pero sí puede recombinarse en el ganado porcino

-La Junta de Andalucía detecta un caso de gripe aviar en Belalcázar

Los focos de gripe aviar han vuelto a aparece en Andalucía en los últimos días tras más de 15 años desde la aparición del último gran brote. A mediados de 2005 esta enfermedad comenzó a copar titulares y espacio en los medios de comunicación, generando una alarma mundial que después se reveló injustificada. Se gastaron millones en la compra de medicamentos antivirales ante el miedo de que el virus saltara de las aves a humanos y provocara una pandemia que jamás ocurrió.

El virus H5N1, causante de la gripe aviar, lleva décadas (si no siglos) presente en las aves silvestres. Son estas especies, que suelen cursar la enfermedad sin excesivos problemas, las que pueden contagiar a las aves domésticas o ganaderas, mucho menos preparadas para resistir al virus -en sus cepas más peligrosas- que sus congéneres de vida al aire libre.

 

Un estudio de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria sobre el impacto de la gripe aviar en 2006 detectó en España una mortalidad de entre el 90 y el 100 por cien en las aves de corral o industriales.

«Las personas no deben preocuparse, salvo que vean un ave enferma y se la coman»
Antonio Arenas , Presidente del Colegio de Veterinarios

Es altamente improbable que la gripe aviar pase de las aves a los seres humanos. Puede ocurrir, pero en casos extremadamente raros en los que se han manipulado ejemplares infectados sin las debidas protecciones. Como explica el presidente del Colegio de Veterinarios de Córdoba, Antonio Arenas, «las personas no deben preocuparse, salvo que vean un ave enferma y se la coman».

Hasta la fecha, y a pesar de la gran cantidad de brotes detectados en granjas por toda Europa, sólo se conoce un caso de infección por gripe aviar en humanos, ocurrido a finales de año en el Reino Unido. En España no se ha detectado nada parecido. En brotes anteriores la afección a humanos ha sido también muy limitada: a finales de los 90, una veintena de casos en Hong-Kong; 83 casos leves en los Países Bajos en 2003; o 126 según la Organización Mundial de la Salud entre 2003 y 2005 en el sureste asiático, de los que murieron la mitad.

El H5N1 es un virus de Influenza y se comporta como todos los virus de su especie. Tiene similitudes con los patógenos que generan la gripe en humanos que empiezan ya desde el propio nombre. Los virus H1, H2 y H3 son los responsables de la gripe estacional en personas. La variante H5, explica Arenas, «no tiene nada que ver» con las que afectan a los humanos, aunque todos mantienen la proteína H en su exterior.

¿Cómo afecta a los humanos?

Esa diferencia entre los virus de gripe en aves y en humanos es crucial. Para empezar, supone que las vacunas contra la gripe humana no protegen de ningún modo frente al H5N1. De hecho, no existe una vacuna para humanos contra la gripe aviar porque, como explica Arenas, es poco probable una zoonosis y la estrategia de combate contra la enfermedad se basa en acabar con las poblaciones de aves afectadas de forma inmediata. «Stamping out» lo llaman los expertos para decir «sacrificio sanitario».

Imagen facilitada por Greenpeace que muestra la retirada de miles de aves muertas en una explotación en Íscar, Valladolid, tras un brote de gripe aviar en febrero de este año

Por otro las diferentes entre el virus de la Influenza de las aves y las personas tienen un aspecto positivo. Aunque un ser humano pueda contagiarse mediante el contacto con un ave infectada, jamás podrá transmitir la enfermedad a otra persona. No puede generarse así una pandemia porque la cadena de transmisión se corta en el acto de forma natural.

La relación con los cerdos

El problema está, aunque resulte extraño, en los cerdos. El ganado porcino tiene unas características biológicas similares a las de los humanos -«homología» en la jerga técnica; por eso se utilizan en proyectos experimentales de trasplantes-. Eso hace que puedan hospedar el virus prevalente estacional de la gripe humana, al mismo tiempo que se infectan con la gripe aviar. Como es lógico, un cerdo no tiene ninguna precaución en su trato con los pájaros, ni tiene modo alguno de saber si están contagiados o no.

El organismo de un cerdo funciona como una coctelera biológica, explica el presidente de los veterinarios. En su interior, el virus puede recombinarse y dar lugar a nuevas variantes que sí son más peligrosas para el ser humano. Lo que antes sólo afectaba a pájaros o personas puede salir del cerdo contagiando a ambos por igual. Ya ha ocurrido con anterioridad.

Arenas afirma que las grandes epidemias de gripe humana del siglo XX se han producido de un modo similar. En 1918, el virus de la Influenza recombinó cepas aviares y porcinas y dio lugar a la llamada gripe española. Esa gripe «se mantuvo con variantes hasta 1957, cuando dio lugar a una segunda pandemia que se originó en Singapur», recuerda el veterinario. Diez años después se produjo una tercera crisis con el mismo origen. Todas fueron «cepas humanas recombinadas con cepas aviares a través del cerdo», relata el experto.

¿Hay motivos para la preocupación en las circunstancias actuales? En opinión de Arenas, no. Las autoridades sanitarias cuentan con canales de vigilancia y las propias granjas avícolas tienen altos estándares de seguridad. El veterinario siempre recuerda que «la avicultura quizás sea de las explotaciones animales con un mayor estatus de producción y sanidad». Pero por si acaso, hay que mantener un ojo puesto en los cerdos.

Fuente: www.sevilla.abc.es