En el campo reaccionaron con dureza a la decisión del Banco Central (BCRA) conocida ayer que encareció el financiamiento a los productores de soja, una medida que busca limitar el crédito para que en cambio se venda la oleaginosa en el marco del tipo de cambio a $200 [dólar soja] establecido por el Gobierno y no se solicite asistencia financiera. Según informó la autoridad monetaria, se “fijó la tasa mínima para el financiamiento a productores que mantengan un stock de soja superior a 5% de su producción en el equivalente a 120% de la última tasa de Política Monetaria”. De esa manera, el piso para el sector trepará de 69,5% a 83,4% anual. El BCRA exceptuó “a los productores cuyo monto total de financiaciones en el sistema financiero no supere el importe equivalente a $ 2 millones y que acrediten no tener un acopio de su producción de soja superior al 5% de su capacidad de cosecha anual”.

“Es un disparate, lo que quieren, evidentemente, es forzar que no se quede con nada de soja y se venda”, señaló a LA NACION Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA). El dirigente dijo que “si no vende la amenaza es esa tasa”.

“La gente reaccionó vendiendo, y mucho, pero el Banco Central quiere forzar, no contento, que se liquide todo con esta amenaza que están haciendo”, agregó.

Pino apuntó también que, pese a una resolución de la Secretaría de Agricultura para que todo lo que es soja para consumo interno, como tambos, feedlots, avícolas, tenga un tipo de cambio oficial de $140, no los 200 de exportación, en los hechos la normativa no se cumple.

“Las empresas que fabrican alimentados balanceados pagaron la harina de soja 330 dólares oficiales [la tonelada] la semana pasada y hoy US$420. No se está cumpliendo [la norma]”, dijo. Contó que un productor conocido, en tanto, que tenía soja para fijar para el pago de insumos en lugar de tomarle el exportador los $200 le dijo que lo hacía a $140. “Hay una distorsión en el mercado”, apuntó el dirigente.

También reaccionó con dureza Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA): “La medida es totalmente negativa, no ayuda al objetivo buscado por el gobierno. Es totalmente contradictoria”.

Elbio Laucirica, vicepresidente de Coninagro, analizó: “En referencia a esta resolución del BCRA, me surge una objeción, entre otras. Una de ella es que no se tiene en cuenta a los productores mixtos, que toman créditos con otros destinos como pueden ser ganaderos (como el Plan Ganar). También es el caso de los tamberos, que producen su propia semilla de soja para alimento de las vacas lecheras”. Agregó que el nivel de la tasa “suena desproporcionado”.

El dirigente de Coninagro amplió: “Además, el límite de $2 millones, es fácilmente superado al nivel que hoy tienen los precios de insumos como el fertilizante”.

Gabriel De Raedemaeker, vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), expresó: “Es otra medida que distorsiona, dejan muy en claro la necesidad urgente que tiene el Gobierno de ingreso de dólares. Entonces, buscan bajo todo punto de vista castigar al que pueda llegar a guardarse algo de soja”. Agregó que el llamado dólar soja es “un manotón de ahogado” y que “lejos estaba de pretender generar un beneficio para un sector productivo”. Precisó que la intención oficial era “cubrir el bache de divisas que tiene el Gobierno”.

Críticas

Santiago del Solar, productor, dijo que la medida del Central es “una discriminación dirigida a quien produce un determinado producto”. Apuntó: “No tiene sentido”.

“Es una locura, producir con ese nivel de tasa es imposible. Más allá que tengamos soja disponible, en un mes no vamos a liquidar todo para quedarnos en pesos”, dijo Juan Alzapiedi, productor de Inriville, Córdoba. Se quejó porque el valor cayó por debajo de los $70.000 anunciados como piso por el ministro de Economía, Sergio Massa. “La soja hoy la pagaron 66.000 y 67.000 pesos, alguien se está quedando con un diferencial”, afirmó.

Para Martín Nava, analista de AZ Group, la medida es “una restricción o una penalidad en cuanto a la tasa”

“Lo que quiere indudablemente el gobierno es que le liquidan la soja y por eso pone esta traba”, señaló. “Para aquellos productores que aún con un dólar a 200 pesos no quieran vender la totalidad de su stock y quieren quedarse con un stock pero necesitan financiamiento en pesos, esta restricción los complica en cierta manera. Pero tiene su solución porque hay un mercado sustituto o paralelo que es el mercado de capitales a través de las SGR que le permite financiarse en pesos y reemplazar esa tasa por tasas mucho mejores, más competitivas”, añadió.